Dios es un océano de embriaguez total, felicidad y alegría, y nuestras almas son de la misma esencia que la de Dios: nuestras almas son también de la misma naturaleza – el reflejo de la misma embriaguez, dicha y alegría está también en nosotros. Pero nuestras almas se expresan en forma de atención, y esta es atraída hacia afuera y distribuida de muchas maneras. Si la atención se retira del exterior y se concentra en un lugar, entonces encontraremos el mismo deleite en nuestro interior.

 Sant Kirpal Singh

Meditación

Originalmente, la meditación tenía el objetivo de convertirse en uno con el Súper Yo. Hoy en día se han planteado muchos propósitos diferentes en su lugar, como mejorar la capacidad de concentración, reducir el estrés, estar en buena salud, etc. Sin embargo, el objetivo o significado de la meditación está estrechamente relacionado con el objetivo de la vida humana – nuestra vida debe llegar a un buen final. Un místico dice: «Aprende a morir para que puedas empezar a vivir». ¿Qué significa eso?
Somos el habitante del cuerpo, el alma o el verdadero ser. La expresión externa del alma es la atención, la corriente de conciencia que da vida a todo el cuerpo. La atención es la conexión del alma con el exterior. A través de la atención percibimos las cosas externas a través de nuestros órganos sensoriales, y a través de la atención nos identificamos con el mundo. Todos los sentidos sólo funcionan cuando la atención está conectada a ellos. Cuando llega el momento en que tenemos que dejar el cuerpo para siempre, la atención se retira y el cuerpo permanece como una cáscara vacía.

Este proceso de retirarse del cuerpo, que tiene lugar al morir, es similar al proceso de retirarse en la meditación – con la única diferencia de que en la meditación, una conexión con el cuerpo permanece. La retirada de la atención siempre tiene lugar de la misma manera: desde los pies, hacia arriba hasta su punto de partida, el asiento o sede del alma en el «Tercer Ojo». En este punto el alma abandona el cuerpo. Este es el lugar donde el alma está conectada con el poder superior, que se llama el Super Yo, Dios, Padre y por muchos otros nombres. No se puede definir, pero es la base de nuestra existencia. Este poder nos da vida, seamos o no conscientes de ello. El Poder de Dios es la base de nuestra existencia.

Mientras nos identifiquemos sólo con el mundo exterior, nos sentimos separados de Él. Cuando alcanzamos una conexión consciente con Él durante la vida, caminamos con Él y no solos.

Este camino es el camino natural, el camino recorrido por los santos, a diferencia de los caminos inventados por los seres humanos. Estos conducen al cuerpo, por ejemplo a los chakras (centros de energía), utilizan técnicas de respiración (pranas), o despiertan el poder de la kundalini. Los Maestros saben todo sobre estas técnicas y advierten que son técnicas largas y complicadas para las cuales el hombre moderno ya no está en forma de practicar y que además pueden ser peligrosas. Con estas técnicas o métodos derivados de varios yogas, la atención se dirige siempre al cuerpo, que al final tenemos que dejar, sin excepción. Si uno no ha aprendido a retirarse del cuerpo, el proceso de morir es muy difícil.

Los Santos y Maestros, por otro lado, enseñan el camino de la meditación que lleva más allá de la conciencia del cuerpo y conecta el alma en su sede con el Poder de Dios que se manifiesta en forma de luz y sonido. Aunque es el camino más natural, uno no debe tratar de seguirlo por sí mismo. Se necesita una iniciación para obtener esta experiencia y no perderse en las regiones interiores. Además, seguir el camino interior es una decisión de vida, y la meditación no es simplemente una cuestión de «técnica». Se trata de lo que es realmente importante para nosotros y por lo que desarrollamos una inclinación prevaleciente. Sant Kirpal Singh dio la instrucción de continuar la iniciación en Su nombre.

Vivimos en una época especial, en la que no sólo una era mundial, sino todo un ciclo de eras está llegando a su fin. Por lo tanto, el Poder Supremo trabaja directamente, sin necesidad de un maestro externo. Ya sea en la oración o en la meditación, este poder ve nuestro corazón. En la vida de cada persona hay momentos en los que Dios «llama a la puerta», momentos en los que estamos profundamente conmovidos por dentro. Si nos aferramos a ellos y desarrollamos el anhelo de obtener más, tenemos la oportunidad de oro de cumplir nuestro destino: El autoconocimiento y el conocimiento de Dios.

Kirpal Singh: The most natural way II
On Path to Higher Consciousness (Interview)
Further topics